close
InicioBlogsblog de admin¿Somos los españoles realmente felices?

¿Somos los españoles realmente felices?

Noviembre 28, 2017 209Veces visto
Ejemplo de un grupo de personas felices

A pesar del buen clima, la alegría que nos caracteriza y la dieta mediterránea, España se sitúa en el puesto 34 del ranking de la felicidad de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), de un total de 155 países.

Según la ONU, los indicadores de la felicidad de un país son el PIB (Producto Interno Bruto), la salud y la esperanza de vida, la generosidad, la libertad y el apoyo social en un entorno de mínima corrupción en las instituciones privadas y del gobierno.

 

La Organización de las Naciones Unidas realiza desde hace 5 años un ranking anual de la felicidad en el que se valora a 155 países. Las variables utilizadas para determinar los niveles de felicidad son las siguientes: el PIB (Producto Interno Bruto), la salud y la esperanza de vida, la generosidad, la libertad y el apoyo social en un entorno de mínima corrupción en las instituciones privadas y del gobierno.

A la cabeza de este ranking se encuentra Noruega, con una puntuación de un 7,53 sobre 10 desbancando a Dinamarca, el primero de la lista en 2016, que pasa a segunda posición seguido de Islandia, Suiza y Finlandia.

A pesar del buen clima, la alegría que nos caracteriza y la dieta mediterránea, España no queda muy bien calificada en este ranking y se sitúa en el puesto 34 del total de 155 países analizados con un 6,403 sobre 10. Aun así, hemos ganado tres posiciones respecto al año pasado, quedando por detrás de Taiwán, que tiene una puntuación de 6,42, y justo por delante de Catar, con un 6,37.

Si nos comparamos con nuestros países vecinos solo nos supera Francia, situada en el puesto 31. Italia está por detrás en el puesto 48 y tanto Grecia como Portugal se encuentran en puestos muy lejanos de la tabla, en el 87 y en el 89  respectivamente.

La salud es una variable fundamental para la felicidad

La variable de la salud es muy importante en este ranking. Las diferencias de felicidad entre los distintos países no se explican principalmente por la desigualdad de los ingresos sino por las diferencias en salud, y en el concepto de salud se agrupa la física y la mental. También son un factor fundamental las relaciones personales entre los ciudadanos. “Las relaciones sociales ricas nos mantienen más felices y sanos” afirma Gonzalo Peñaranda, director general de Aora Health.

En esta línea se sitúa el “Grant Study de Harvard” que, durante 79 años, realizó un seguimiento de 268 hombres que estudiaron en Harvard para determinar qué factores predicen el bienestar, y demostró que las relaciones personales están firmemente ligadas a una vida más longeva y, por tanto, a una mejor salud.

Otro ejemplo son las zonas azules, identificadas en 2006 por el explorador y escritor Dan Buettner que publicó en la revista National Geographic un reportaje, Secrets of long life (secretos de una vida larga), donde mostraba tres lugares del mundo donde la tasa de longevidad era más alta que en el resto y donde los índices de achaques asociados a la vejez eran de los más bajos del planeta: Nuoro (Cerdeña), Okinawa (Japón) y Loma Linda (California). Posteriormente, añadiría La Península de Nicoya (Costa Rica) e Icaria (Grecia), que compartían con las zonas anteriores algunos factores, como una vida activa, una dieta equilibrada, unos niveles moderados de estrés, unas relaciones personales satisfactorias y un motivo por el que levantarse todas las mañanas.

Qué podemos hacer para ser más felices

La salud física y emocional es clave para aspirar a la felicidad y hoy la ciencia pone a nuestra disposición una serie de complementos alimenticios o nutracéuticos que nos ayudan a estar más sanos, dormir mejor y reducir los niveles de estrés, favoreciendo nuestra capacidad de relación. “La idea es crear nuestra propia zona azul, allí donde estemos, de una manera sencilla y efectiva”, afirma Gonzalo Peñaranda.

En esta línea, AORA Health trabaja en el desarrollo de una amplia gama de nutracéuticos, totalmente naturales, que ayudan a reproducir un entono físico y psíquico similar al de las Zonas Azules para tener una vida larga y activa, mantener una dieta equilibrada, reducir el estrés, fomentar las relaciones personales satisfactorias y desarrollar objetivos personales que nos enriquezcan. “Se trata de conseguir la mejor versión de cada uno de nosotros. Una versión positiva, saludable, generosa, solidaria, libre y feliz”, afirma Peñaranda.

Salud 21

Salud 21

Deje un comentario: