close
InicioBlogsblog de admin3 consejos para proteger la salud de las personas mayores frente al frío de la mano de Orpea

3 consejos para proteger la salud de las personas mayores frente al frío de la mano de Orpea

Enero 28, 2021 1512Veces visto
La dieta es fundamental para proteger a los mayores frente al frío. Foto cedida por ORPEA

El año ha comenzado con una ola de frío como no se recordaba hace tiempo. Para afrontar de la mejor manera posible las bajas temperaturas, sobre todo en el caso de las personas mayores, los especialistas de ORPEA Cartagena ofrecen consejos para proteger la salud de esta población más vulnerable.

El frío suele afectar con más intensidad a las personas mayores de 80 años ya que el envejecimiento deteriora la termorregulación del organismo y dificulta su adaptación a los cambios de temperatura. En general, los mayores pierden más calor del que producen y para conservar la temperatura corporal su organismo produce una vasoconstricción de los vasos sanguíneos que puede provocar que el corazón trabaje más y aumente la tensión arterial.

Para prevenir problemas de hipotermia, disminución de las defensas, aparición de enfermedades víricas y respiratorias y otras complicaciones asociadas al frío en las personas mayores, en la residencia ORPEA Cartagena ponen en marcha algunas medidas eficaces de protección frente al frío.

Una alimentación adecuada

Una alimentación adecuada es imprescindible para mantener la salud de las personas mayores en cualquier estación del año pero, sobre todo, en invierno, ya que es la principal fuente de energía.

La dieta debe asegurar un adecuado aporte calórico, a través de la ingesta de carbohidratos y lípidos, junto con los alimentos con un alto contenido proteico. Por eso, en los menús que diseñan para los residentes, incrementan la presencia de verdura, pescado y fruta fresca con vitamina C, como las naranjas u otros cítricos que contribuyen a aumentar sus defensas.

La hidratación también debe tenerse muy en cuenta porque cuando hace frío la sensación de sed es menor, pero es importante mantener la ingesta adecuada de agua bebiendo dos litros al día.

Para ello, a media mañana, se les ofrece consomés y todo tipo de infusiones para aumentar la ingesta hídrica. Además, los profesionales de atención directa invitan a los residentes a beber líquidos a lo largo de todo el día.

Practicar ejercicio físico

El ejercicio físico se convierte en un interesante aliado porque, además de favorecer que se mantenga y se mejore la condición física y el estado de ánimo de las personas mayores,    genera calor. Eso sí, en el centro se adapta la actividad a cada uno de los residentes en función de la patología asociada que padezcan. En invierno, además, se hace bastante hincapié en los ejercicios respiratorios, que ayudan a superar los catarros e infecciones respiratorias.

Instalaciones adaptadas

Las residencias deben mantenerse a una temperatura que oscila entre 18º y 21º, que se consigue mediante un buen sistema de calefacción y de aislamiento térmico. Pero la ventilación de los centros para la renovación del aire interior también es fundamental.

Respecto a la ropa, los expertos de ORPEA Cartagena aconsejan que sea cómoda. También recomiendan a las personas mayores que no se abriguen demasiado. Es mejor ponerse varias capas de ropa fina que una gruesa, ya que las capas finas forman cámaras de aire aislante entre ellas, que se pueden ir quitando si la persona comienza a sudar y volver a ponerlas si aumenta el frío.

Si los residentes salen al exterior, deben coger guantes, calcetines de lana y, sobre todo, proteger las zonas por donde se pierde mucho calor como la cabeza, con un gorro que tape también las orejas, y el cuello, con una bufanda con la que podrá calentar el aire antes de inhalarlo, aunque esa función en esta nueva situación también la cumplen las mascarillas.

Deje un comentario: