close
InicioBlogsblog de adminEl duelo: tan necesario y saludable

El duelo: tan necesario y saludable

Octubre 24, 2019 256Veces visto
Sonia Pastor, enfermera y experta en duelo perinatal, intervino en la jornada de enfermería (foto Sandra García Vidal).

El duelo perinatal es el proceso que viven las familias que han perdido un hijo en cualquier edad gestacional, incluidos los nacidos vivos hasta el primer mes de existencia. Para la enfermera especializada en duelo perinatal y participante en la jornada internacional de enfermería basada en la evidencia, Sonia Pastor, el duelo perinatal es una respuesta normal, natural y saludable que deben tener los padres y familiares ante la pérdida de un hijo que nace sin vida.

La enfermera Sonia Pastor indica que entre el 10% y el 30% de las parejas tienen problemas para asumir el duelo perinatal. Hay muchos momentos para diagnosticar que el bebé que espera la madre no va a vivir; por ejemplo, un bebé de 12 o 14 semanas al que se le diagnostica una enfermedad limitante de la vida. En ese momento los padres deben decidir si quieren interrumpir el embarazo o, por el contrario, quieren continuarlo. Partimos de que todos los duelos son procesos fisiológicos y es la respuesta natural a la pérdida de ese hijo. Por lo que no requiere de ninguna ayuda psicológica especializada. “Ocurre que es un duelo desautorizado y minimizado con lo cual, en ocasiones, por falta de apoyo social a la familia y también a causa de nuestras propias intervenciones sanitarias, provocamos una dificultad para transitar ese proceso de duelo en la familia.” explica Sonia Pastor.

Son unos momentos en los que se precisa de mucho acompañamiento de la familia por parte de todos los agentes sanitarios implicados, la matrona de atención primaria, los técnicos que hacen las revisiones ginecológicas, hasta los neonatólogos y profesionales de enfermería. Se debe tratar como si fuese un embarazo totalmente normal, y una vez se produzca el nacimiento del bebé sin vida hay que dejar que la familia se despida con dignidad de ese hijo. La enfermera especializada en duelo perinatal explica que el momento del parto “es muy intenso, tanto para la familia como para los profesionales. Por ello es importante que se cree un ambiente muy cálido, muy acogedor, solo con los profesionales imprescindibles”.

Los padres viven la situación con una mezcla de tristeza y felicidad porque saben que su bebé va a nacer sin vida. Sonia Pastor cuenta que hay que dejar que los padres decidan cómo van a recibir a ese hijo: “Que los padres puedan decidir todo esto les reconforta y les ayuda mucho en todo su proceso de duelo”. De lo que se trata tras el parto es que los papás tengan tiempo para ser padres del bebé que ha nacido sin vida, aunque sean unas horas en las que van a conocerle, observar a quién se parece o contarle los deditos. Bastantes hospitales no disponen de protocolos para enfrentarse a un duelo perinatal. Esto hace que los profesionales actúen conforme a sus valores y creencias, y al final puedan perjudicar el proceso.

Deje un comentario: