close
InicioBlogsblog de adminEl ejercicio terapéutico sin el adecuado control puede generar lesiones graves

El ejercicio terapéutico sin el adecuado control puede generar lesiones graves

Abril 05, 2019 1121Veces visto
El ejercicio terapéutico vigilado por el fisioterapeuta es garantía de salud

Solo el profesional de la fisioterapia puede garantizar una práctica que sea segura y sin riesgos

 

Cuando se padecen ciertas enfermedades es muy frecuente que, además del control médico o farmacológico, se recomiende la práctica de ejercicio.

Está claro que la actividad física, junto a otros hábitos adecuados, puede mejorar mucho nuestra situación, porque un estilo de vida saludable es fundamental para cuidarnos y encontrarnos correctamente.

Ahora bien, una cosa es la práctica de ejercicio como hábito de vida saludable, que todos debe-ríamos incluir en nuestra rutina diaria, y otra muy distinta es la práctica de una serie de ejercicios con la vista puesta en mejorar o ayudar en la recuperación de determinados problemas de salud.

El ejercicio terapéutico

El ejercicio terapéutico ayuda mucho en la recuperación de patologías como las prótesis de rodilla o de cadera; problemas de espalda, como las hernias o las lumbalgias; problemas circulatorios, como el infarto de miocardio; o incluso problemas respiratorios, como el enfisema.

En estos casos, la práctica de actividad física sin la supervisión de un profesional sanitario que entienda realmente con qué patologías está tratando y cómo adaptar los ejercicios a cada persona y cada situación, puede llegar a ser muy perjudicial.

Todos podemos entender que una cosa es ponerse a dieta de cara al verano, la famosa ‘operación bikini’, y otra muy distinta es tener problemas de obesidad por problemas con el tiroides o por exceso de colesterol. En este segundo caso, la supervisión de la dieta a seguir debe hacerse estrictamente por un profesional sanitario cualificado si no queremos empeorar, y mucho, nuestro estado de salud.

Con el ejercicio ocurre exactamente lo mismo. Si tengo diabetes o problemas de corazón, incluso si ya ha padecido algún episodio de infarto y entiendo que a través de la actividad física puedo mejorar mi estado, el fisioterapeuta es el único profesional que se encuentra cualificado para ayudarme a practicar ejercicio con todas las garantías para la salud.

En el ámbito del deporte son frecuentes las lesiones de todo tipo (ni los deportistas de élite se libran), bien por un exceso de entrenamiento o por una mala planificación. Los motivos pueden ser muchos y a veces no se pueden controlar, pero cuando hablamos de personas sanas, una lesión puede recuperarse y no tiene tanto alcance como cuando ya hablamos de una persona con una patología previa. En ese caso, el alcance del daño puede ser mucho mayor y más grave.

Para evitar al máximo este riesgo, es fundamental ponerse en manos de un profesional sanitario que conozca a la perfección las características de la lesión de cada paciente y, estando especializado en el ejercicio terapéutico, sepa adaptar cada ejercicio con la intensidad y las repeticiones adecuadas según el estado de cada paciente. Así, no solo nos aseguramos de trabajar en un entorno seguro para la salud de las personas, sino que sabremos sacar el mayor partido de la actividad realizada y los beneficios se verán antes y de forma más duradera.

El fisioterapeuta es el profesional sanitario que trabaja dentro de un equipo multidisciplinar con otras profesiones sanitarias como los médicos, los enfermeros, los psicólogos, etc., por lo que la comunicación entre ellos es directa y la seguridad para la salud del paciente es absoluta.

Al igual que con las dietas, no pongamos la salud en manos de profesionales cuyo trabajo no es la recuperación de patologías si no queremos sufrir complicaciones que con una correcta supervisión sanitaria podríamos haber evitado.

 

Este artículo está patrocinado por el Ilustre Colegio Oficial de Fisioterapeutas de la Región de Murcia.

Salud 21

Salud 21

Deje un comentario: