close
InicioBlogsblog de admin“La apicultura es ganadería y como tal necesita veterinarios”

“La apicultura es ganadería y como tal necesita veterinarios”

Abril 22, 2021 296Veces visto
Carlos Zafra, técnico-veterinario de la Asociación de Apicultores

La Región de Murcia posee unas características geográficas y climatológicas que pueden complicar la labor de los apicultores, y para que este sector sea rentable y seguro para las abejas, debe llevarse a cabo de una forma concreta. En esta técnica, la labor de los veterinarios es fundamental.

Carlos Zafra, técnico-veterinario de la Asociación de Apicultores y de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, explica las características de la apicultura murciana.

 SALUD21: ¿Cuál es la situación de la apicultura en la Región de Murcia?

CARLOS ZAFRA: La región de Murcia es la sexta o la séptima comunidad autónoma en api - cultura. Somos una región pequeña, uniprovincial, pero con un censo que supera las diez mil colmenas.

Una peculiaridad de la apicultura en Murcia que no se da en otras comunidades autónomas es que somos una región trashumante. Casi todos nuestros apicultoras realizan trashumancias largas, recorren todo el territorio nacional año tras año y hace que sea una de las apiculturas, a mi parecer, más mecanizada del país.

S21: ¿Qué es la trashumancia y por qué es importante para la apicultura murciana?

C. Z.: Es una práctica que se lleva a cabo en la ganadería. Se traslada al ganado de una zona a otra en función del momento del año que sea para conseguir las mejores condiciones meteorológicas para los animales. En el caso de la apicultura, es la única manera de que sea rentable, y más en la Región de Murcia que es un clima muy árido: traslada las abejas de un punto a otro buscando las floraciones.

 S21: ¿En qué consiste la mecanización de la apicultura que se lleva a cabo en la Región de Murcia?

C. Z.: La mecanización de la apicultura se basa, principalmente, en los medios de transporte, que ahora son mucho más versátiles, como grúas en los camiones; y en máquinas bastante sofisticadas para la extracción de la miel en las colmenas. La situación anterior ha generado que la capacidad de producir miel sea mucho mayor sin perder la esencia de la apicultura. Nuestros apicultores siguen tratando exactamente igual que antes a las abejas, pero con esa mecanización hacen que sus explotaciones sean más rentables. Donde antes empleaban más horas de trabajo, ahora emplean menos tiempo, y pueden estar mucho más pendientes de sus explotaciones porque tardan menos en hacer tareas que antes eran muy largas por - que se realizaban a mano. Se ahorra tiempo y trabajo y eso, en definitiva, se traduce en beneficios para la abeja. El estrés al que se somete al insecto ahora mismo en los traslados por esa mecanización es mucho menor.

S21: ¿Qué peculiaridades tiene la apicultura en la Región de Murcia que la distinga de otras comunidades autónomas?

C. Z.: Además de lo que ya hemos comentado, la Región tiene unas floraciones muy peculiares como la del limonero. Esto prácticamente no se ve en el resto de Europa por lo que producimos una miel muy exclusiva: la miel de limonero. Este producto tiene unas características muy concretas, un color claro con aroma a azahar, y esto la convierte en una miel muy apreciada en Europa. Luego también tenemos otras como la miel de albaida que también es única de la Región de Murcia.

S21: ¿Cuál es el papel que desarrollan actualmente los veterinarios en el sector de la apicultura en la Región de Murcia?

C. Z.: La apicultura es ganadería y como tal necesita veterinarios que estén pen - dientes de ella. Pero es una ganadería joven que hasta hace no mucho no contaba con técnicos que la apoyaran. Fue a partir de 1985 con la aparición de un ácaro, el varroa, cuando el sector empezó a mejorar su profesionalización porque cuan - do llegó este ácaro aniquiló prácticamente a todas las colonias de abejas.

Fue el primer problema sanitario grave al que se enfrentaron los agricultores, y fue en ese momento cuando se empezó a organizar el sector y a aparecer veterinarios que intentaban colaborar para combatir esta plaga.

Este ácaro es, actualmente, el principal problema que tenemos en las explotaciones. El 80% de la labor de los veterinarios que trabajan en apicultura es combatir este ácaro. No solo intentar que no se propague, sino controlar los tratamientos que se usan contra el ácaro que en muchas ocasiones son químicos.

Los veterinarios y los apicultores tenemos que estar muy pendientes porque la miel se come sin pasar por ningún proceso industrial, va de la colmena al tarro de los consumidores, y es necesario asegurarse de que esos tratamientos químicos no la contaminen y que la miel cumpla con todos los requisitos sanitarios.

Deje un comentario: