close
InicioBlogsblog de admin“Tuvimos que ‘reinventarnos’ durante la pandemia para atender la enorme demanda de pacientes que nos necesitaban”

“Tuvimos que ‘reinventarnos’ durante la pandemia para atender la enorme demanda de pacientes que nos necesitaban”

Noviembre 10, 2021 266Veces visto
Entrevista a Andrés Carrillo, gerente del hospital Morales Meseguer

Andrés Carrillo es economista, funcionario de la Comunidad Autónoma, y anteriormente fue consejero de Economía y Hacienda. Desde hace dos años es el gerente del Área VI de Salud, que comprende el hospital Morales Meseguer y trece centros de salud de Murcia y municipios limítrofes. Está al frente de una organización que cuenta con 3.000 profesionales y atiende a una zona de salud de 265.000 habitantes.

SALUD21: ¿Qué enseñanzas han sacado los profesionales sanitarios a raíz de la pandemia?

ANDRÉS CARRILLO: Me ha impresionado el trabajo que han hecho los profesionales del hospital y de los centros de salud. Entendieron claramente su papel, se hicieron cargo de una situación excepcional y lo hicieron con toda la intensidad, sin horario, sin queja, y echándose una mano unos a otros. Lógicamente, había unos servicios que eran protagonista en la asistencia COVID, pero los demás servicios estaban ahí, poniéndose a disposición. Y todavía, lo que es más importante, inventamos cosas nuevas. Para nosotros la tercera oleada fue la peor, o hacíamos las cosas de otra manera o no podíamos absorber la demanda porque la presión de pacientes que se estaba generando en primaria y en el hospital. Por lo tanto, la enseñanza es que realmente es una organización muy adaptable y muy capaz de multiplicarse por dos y de innovar al servicio de los pacientes.

S21: ¿Qué han aprendido los pacientes de la pandemia?

A.C.: La población ha sido responsable, aguardó las medidas de que se necesitaban de contención para evitar contagios. La población, efectivamente, dejó de ir caprichosamente a los centros y fue por motivos COVID. Yo creo que todavía es pronto para ver si eso se ha quedado de manera sustancial en la forma de pensar de la población. Tenemos un sistema sanitario muy bueno, pero, o lo utilizamos responsablemente, o desde luego no vamos a poder asumirlo.

S21: ¿Qué medidas se van a adoptar para reducir las actuales listas de espera de consultas y quirúrgicas tras paralizarse la actividad por la pandemia?

A.C.: Lo que hemos hecho es reinventarnos para atender de manera distinta la pandemia. En La atención primaria reorganizamos nuestras agendas para tener mucha más atención y un seguimiento permanente de los pacientes que estaban en ese momento contagiados. Y por lo tanto, esa atención a la pandemia ha reducido la atención de otras patologías y ha derivado en un aumento lógico de las listas de espera de consultas y quirúrgicas. Hubo que ralentizar la actividad quirúrgica porque tuvimos que utilizar los quirófanos como UCI; en este hospital hemos llegado a tener cuatro UCIS en lugar de una como siempre tenemos y no era suficiente, y, por lo tanto,  no podíamos operar. Ahora estamos rehaciendo el trabajo para recuperar la actividad habitual, pero necesitamos un tiempo. Por ejemplo, ya estamos operando por las tardes. En este momento hay máxima actividad quirúrgica en todos los quirófanos, y pasando consulta tanto por la mañana como por la tarde. Lo importante es que los casos que son graves y que no pueden demorarse, sean atendidos sin perder tiempo.

S21: ¿Qué cifras de demoras se manejan?

A.C.: En el área 6 de salud vamos a tener una lista de espera quirúrgica muy parecida a la de otros años:  2.500 pacientes. En el ámbito de consultas externas estamos peor por el efecto de la pandemia y precisamente ahora estamos haciendo actividad de manera muy intensiva para reducirla. Unos 12.000 pacientes están pendientes de ver a médico en dichas consultas.

S21.:¿Cuáles son las especialidades más conflictivas por volumen de pacientes en espera?

A. C.: Son rehabilitación, neurología, neumología, reumatología y dermatología. Estamos atendiendo a miles de pacientes a la semana y al final conseguimos ponernos al día. Pero el mensaje importante es que la organización tenga cabeza y demos prioridad a los pacientes más graves. Lógicamente, me estoy refiriendo, por ejemplo, a procesos oncológicos.

 S21: EL Morales Meseguer es un hospital urbano, en pleno centro de la ciudad sin posibilidad de crecer. ¿Qué reformas se realizan para modernizarse?

A.C.: El hospital no tiene posibilidad de ampliarse. Mejor dicho, casi no la tiene. Pero realmente de manera silenciosa, estamos haciendo una reforma absoluta. Durante la pandemia hemos cambiado el servicio de urgencias para que tuviera dos flujos de pacientes distintos, y así atender a pacientes COVID y no COVID. Hemos cambiado el servicio de rehabilitación. También hemos construido el edificio J para asistir a todos los pacientes oncohematológicos. Este es un hospital que tiene una carga de oncohematología enorme ya que atiende a tres áreas de salud en el ámbito de oncología y de hematología, lo que supone una población de 550.000 habitantes. Estamos cambiando los quirófanos para que sean los más modernos de la Región. Estamos modernizando el servicio de radiología metiendo nuevas estructuras de súper alta tecnología, y todo ello sin dejar la actividad. A eso hay que incluir que se está cambiando toda la fontanería del hospital que data del año 1963. Eso supone un esfuerzo de obras y de organización.

En cuanto a mejoras asistenciales, hay un servicio que ha crecido mucho, angiología y cirugía vascular, con un papel determinante en todos los temas vasculares de la población. Estamos mejorando nuestras competencias en muchos servicios como cardiología y oncohematología  etc. Es una reforma para adaptarnos a los nuevos tratamientos y a las enfermedades que van surgiendo .
S21 : ¿Qué novedades hay en atención primaria?

A.C.:: En este momento estamos en proceso de edificar cuatro nuevos centros en Lorquí, Abanilla, Santiago y Zaraiche y Molina de Segura Este; es decir, un tercer centro de salud para una población importante que crece mucho, como Molina de Segura. Y tenemos que hacer dos reformas importantes en el de Archena y el de Santa María de Gracia.

S21: ¿Cuál será la medicina del futuro: presencia, telemedicina, cuidados a domicilio? ¿Hacia dónde se tiende?

A. C.: Nuestro sistema sanitario es universal, accesible a todos los ciudadanos y gratuito. Yo aspiro a una atención primaria muy resolutiva, que sea capaz de hacerse con los tratamientos de casi todos los casos, pero especialmente de los pacientes crónicos, que requieran un tratamiento muy cercano y frecuente. Pero esa primaria a veces no puede abordar todos los casos debido a su complejidad. Entonces debemos tener unos servicios hospitalarios que actúen de manera muy rápida y resolutiva para que ese paciente vuelva a la primaria en la medida de lo posible. Esa es la medida. Esa es la sanidad que tenemos que hacer. En primer lugar, en primaria, claro que hace falta la presencialidad es vital, porque al paciente hay que verlo y observar cómo evoluciona, aunque algunas veces se recurra al teléfono. La presencialidad es la clave de la primaria.

Y respecto a los cuidados a domicilio, claro que hay que potenciarlos. De hecho forma parte de la primaria. Normalmente lo hace el enfermero y la enfermera, pero también el médico.

S21: ¿Hay que tender hacia hospitales pequeños y muy especializados frente a hospitales grandes y generalistas?

A.C.: No, no lo veo yo así. Lo cierto es que tenemos escasez de profesionales y yo creo que siempre lo vamos a tener. No podemos tender a tener muchos hospitales porque al final hay economías de escala. En nuestra Región, necesariamente tiene que haber un hospital en el Altiplano y en el Noroeste, pero está costando trabajo mantener las plantillas; por eso,  estamos haciendo unidades funcionales en las que en los hospitales más grandes ayudamos a los más pequeños para mantener allí la asistencia y evitar que el paciente se desplace a Murcia, Cartagena o Lorca. Yo creo que hacer mucho más hospitales no es una buena estrategia en este momento.

S21: ¿Es fácil dirigir un hospital en las actuales circunstancias?

A.C.: Yo no podría estar aquí por haber sido consejero de Hacienda. Yo estoy aquí porque yo soy funcionario de Sanidad por oposición del hospital del Morales Meseguer,  tengo muchos años en sanidad y la conozco muy bien. La verdad es que no es fácil una organización como ésta, hay que conocerla muy bien. Yo no considero que un buen gestor de cualquier otro ámbito, de cualquier empresa, de un negocio, de una corporación, también sirva para gestionar la sanidad a un hospital porque hay que conocer esto por dentro. Yo creo que se tardan tres años en conocer cómo funciona un hospital, no estoy exagerando. Yo creo que hay que conocer bien esto para poder ponerse al frente de una organización tan compleja. En una fábrica tienen muchos productos, mucha tipología de productos, pero son todos iguales. Aquí ningún paciente es igual, la tipología de tratamiento que hacemos aquí es inmensa y el 75% de los pacientes no vienen de manera no programada sino que entran por la puerta de urgencias. Siempre hay que improvisar. Además, cada paciente que llega al hospital pasa por un montón  de procesos y servicios.

S21: ¿Qué es lo más gratificante de dirigir este hospital y lo más ingrato?

A.C.: Yo estoy encantado, creo que la sanidad española y la sanidad murciana es muy buena y muchas veces los murcianos no somos muy conscientes de ello. Yo creo que es el mayor activo que tenemos los españoles y tenemos que cuidarlo para que siga siendo así. Somo s una organización muy compleja, que atiende a miles de pacientes todos los días y a veces no llegamos donde queremos. Tratamos a personas con problemas y me duele cuando no lo hemos podido hacer mejor.

Deje un comentario: