close
InicioBlogsblog de adminLa pandemia del coronavirus provoca unas ciudades menos contaminadas

La pandemia del coronavirus provoca unas ciudades menos contaminadas

Febrero 17, 2020 1472Veces visto
Debido al confinamiento, ahora se respira un aire más sano en las ciudades porque hay menos movilidad.

Imágenes de satélite muestran como la pandemia del covid-19 hace descender la contaminación en las ciudades y SEPAR (Sociedad Española de Enfermedades Respiratorias) recuerda la importancia de respirar un aire limpio para prevenir enfermedades y preservar la salud de la población.

Los bajos niveles de contaminación actuales están relacionados principalmente con el descenso del tráfico. A su vez, la contaminación ambiental contribuye al envejecimiento de los pulmones y a incrementar las enfermedades respiratorias.

Sin embargo, este descenso de la contaminación urbana llega tarde para todos los pacientes que están luchando hoy contra el covid-19 por las consecuencias que la exposición prolongada a la contaminación tiene en la salud de la población.

 La contaminación crónica del aire facilita el deterioro prematuro de los pulmones y contribuye al desarrollo de patologías respiratorias que están vinculadas a las tasas de mortalidad por coronavirus más altas. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica hace suya esta reflexión y recuerda la importante relación entre calidad de aire y enfermedades respiratorias.

Cada vez hay más evidencias científicas que demuestran que la contaminación del aire es altamente nociva para los pulmones, y que causa y empeora infecciones y patologías respiratorias crónicas como insuficiencia respiratoria, EPOC y asma. “Desde SEPAR, sin dejar de poner todo nuestro empeño en la lucha contra la pandemia del covid-19 en las que estamos implicados en primera línea, queremos recordar una vez más la necesidad de adoptar medidas para reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire de nuestro entorno” explica el doctor Carlos  Jiménez-Ruiz, neumólogo y presidente de SEPAR

La doctora Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Área de Medio Ambiente de SEPAR, recuerda que la contaminación es un grave problema sanitario que causa 10.000 muertes anuales en España y que los cuatro contaminantes más peligrosos para la salud son: el dióxido de nitrógeno, el ozono, las partículas en suspensión y el dióxido de azufre.

Diversas ciudades españolas superan a menudo los niveles recomendados para la salud humana de distintos contaminantes y partículas. “En los días en que esto ocurre aumentan los ingresos hospitalarios, las consultas médicas y las atenciones en urgencias, especialmente de los enfermos crónicos respiratorios: asmáticos y pacientes con EPOC”, destaca la doctora Urrutia.

Salud21

Salud21

Deje un comentario: