close
InicioBlogsblog de adminLa pandemia emocional: desempleo, estrés, ansiedad y alcohol

La pandemia emocional: desempleo, estrés, ansiedad y alcohol

Febrero 19, 2021 347Veces visto
Un 30% de la población bebe más desde que empezó la pandemia

La pandemia no solo es una enfermedad infecciosa. La COVID-19 tiene también efectos mentales secundarios tanto por la enfermedad como por los efectos de la desaparición de las rutinas, el distanciamiento social, los confinamientos, las cuarentenas y el miedo a la infección.

Estas situaciones ponen en riesgo la salud mental. Estudios indican que una de cada tres personas está sufriendo estrés, ansiedad y depresión lo que, a su vez, tiene un impacto negativo en su bienestar y se ha convertido en un problema de salud pública.

Desempleo

Esta realidad es común a todos los países, pero no es igual en todos los grupos. Las personas más susceptibles son los jóvenes, las personas con riesgo de infección por el coronavirus, de bajo nivel socioeconómico, que viven en el ámbito rural y, principalmente, las mujeres.

De hecho, si previamente a la pandemia las mujeres tenían un estatus social y económico más bajo que los varones, la terrible crisis económica consecuencia de la COVID-19 ha exacerbado esta desigualdad.

En España, en 2020, los datos de población activa indican que la tasa de desempleo de jóvenes de menos de 30 años es de más del 40%, cuando la media en la Unión Europea es del 16%.

Tres de cada 10 jóvenes españoles con estudios superiores no tienen empleo y, por tanto, siguen dependiendo de sus familias, no se pueden independizar, y encaran una tesitura nada halagüeña porque las previsiones para 2021 no son mejores, aumentando el riesgo de estrés y ansiedad.

Riesgo de adicciones

La ansiedad a todas las edades, pero sobre todo en los jóvenes, debe combatirse precozmente porque la ansiedad secundaria a la pandemia se ha asociado con un aumento del consumo de alcohol y de otras drogas, tanto lícitas como ilícitas.

Estos comportamientos aumentan el riesgo de convertirse en adicciones que agravan todavía más los problemas de quienes lo sufre y de sus familias. Es cierto que la mitad de las personas admiten no haber cambiado sus rutinas de consumo de alcohol durante la pandemia y un 20% de personas dicen beber menos, pero un 30% reconoce haber aumentado sensiblemente el consumo de alcohol con el fin de combatir su ansiedad secundaria a la pandemia.

De este 30%, casi la mitad son menores de 40 años. El círculo vicioso de ansiedad y consumo de drogas legales no es nuevo, ya se comprobó entre los que sufrieron los desastres a las torres gemelas de Nueva York.

La pandemia nos ha sumido en la incertidumbre, aumentando la vulnerabilidad

por miedo al contagio y en muchas personas por miedo a la pérdida del empleo (o a no llegar a conseguirlo) y al futuro incierto.

La ansiedad, la depresión, los dolores de cabeza y el insomnio están aumentando no solo en las personas más susceptibles No obstante, son síntomas que se deberían y se podrían prevenir con programas personalizados de intervención rápida y que se anticipen a la clínica.

Cómo afrontarlo

Dos son las vías más aceptadas: la primera, la educación desde la infancia para aprender estrategias de afrontamiento con las que encarar y superar cualquier situación adversa, pero esta es una solución a largo plazo, una solución que se debería implementar para aprestar el futuro emocional de la población.

La segunda vía de prevención es muy necesaria y perentoria: se trata de convencer a las personas en riesgo para que busquen ayuda profesional con los primeros signos, desde las primeras fases.

Un entorno familiar estable y una red social amplia y sólida puede disminuir el riesgo de estrés psicológico, y una buena educación que explique los efectos tóxicos del alcohol reduciría los riesgos de caer en el alcoholismo cuando se sufren reveses de desempleo y ansiedad como los que se están soportando durante esta pandemia.

Por Mª Trinidad Herrero, Catedrática de la Universidad de Murcia y presidenta de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Murcia

Deje un comentario: