close
InicioBlogsblog de adminMucha hidratación y nada de depilación láser si quieres que el verano no destroce tus tatuajes

Mucha hidratación y nada de depilación láser si quieres que el verano no destroce tus tatuajes

Julio 27, 2021 700Veces visto
Para introducir la tinta en la piel se realizan pequeñas heridas superficiales con la aguja y debe protegerse para evitar infecciones y el deterioro de los dibujos

Cuatro de cada diez españoles tienen, al menos, un tatuaje. Lo que hace años era una moda, es a día de hoy un fenómeno mundial. 

Un tatuaje consiste en inyectar la tinta del dibujo dentro de la piel mediante punciones repetidas con una aguja dentro de la piel, “levantando” o escarificando la epidermis y depositando la tinta en la dermis a unos 1,5 mm. Por esto, un tatuaje no deja de ser una herida superficial y, como tal, tiene que cuidarse incluso cuando ya ha cicatrizado.

El verano es la época más complicada para los tatuajes, ya que el sudor y la humedad dificultan su curación. Además, al quedar más expuesta la piel, aumenta el riesgo de infección. El sol, por su parte, degrada y altera el color de la tinta. Por todo esto, es recomendable no tatuar la piel durante el verano. 

Para quienes ya han pasado ‘por la aguja’ antes de verano, los expertos de NIVEA explican los cuatro grandes consejos que cualquier persona con tatuajes debe tener en cuenta para protegerlos del verano:

  • Usar protección solar: Siempre se debe utilizar protector solar, pero más aún quienes quieren conservar intactos el dibujo y el color de sus tatuajes. Es muy importante aplicarlo abundantemente antes de la exposición a la luz. El roce de la ropa, el sudor y el agua van eliminando el protector, lo que obliga a reaplicarlo cada 2 horas, aproximadamente, o después de cada baño y tras secarse con la toalla.
  • Utilizar cremas y productos hidratantes: Para que el dibujo se vea bonito, la piel debe estar sana y tersa. De lo contrario, se irá deformando junto con la piel. Hay que nutrirla con productos hidratantes, y sobre todo en verano. Puede elegirse una crema hidratante o una loción after sun para hidratar y calmar después de la exposición al sol.
  • Beber agua con frecuencia: Una piel hidratada requiere mantener unos niveles adecuados de líquidos, es decir, beber agua suficiente. En verano perdemos gran cantidad de líquidos por la transpiración, así que hay que intensificar la ingesta de agua para mantener una piel hidratada, sana y firme.
  • Evitar el láser de depilación en áreas tatuadas: Esos láseres se encargan de destruir los folículos pilosos, donde se encuentra el vello. Para conseguirlo, detectan la melanina, es decir, el pigmento oscuro que da color al vello. Sin embargo, el láser interpreta que los colores de un tatuaje son también melanina. Así, quema la piel creyendo que es el folículo piloso del vello.

Además, el láser absorbe los colores y puede deformar el diseño. Así pues, lo más recomendable es hacer el tratamiento de depilación primero y el tatuaje después. O, si ya existe el dibujo, aplicar el láser solo en la zona de alrededor

Deje un comentario: