close
InicioBlogsblog de adminUn año y medio de pandemia y un compromiso contra el cambio climático: balance y objetivos en el hospital Reina Sofía

Un año y medio de pandemia y un compromiso contra el cambio climático: balance y objetivos en el hospital Reina Sofía

Julio 23, 2021 537Veces visto
Juan Antonio Marqués, director gerente del área de salud VII de Murcia que comprende el hospital Reina Sofía y los centros de salud adscritos.

Juan Antonio Marqués Espí es el director gerente del Hospital General Universitario Reina Sofía, de Murcia, que pertenece al Área de Salud VII de la Región. Tras un año y medio de pandemia reflexiona sobre lo que deberíamos haber aprendido hasta ahora.

SALUD21:  ¿Qué aspecto de la pandemia ha sido lo más difícil de controlar?

JUAN ANTONIO MARQUÉS: Al principio había mucha incertidumbre, desconocimiento de los riesgos que conllevaba este virus. Eso, unido a que en ese momento escaseaban (marzo y abril del 2020) los medios de protección, hizo que viviéramos unos meses complicados, con mucha incertidumbre. Al final se impuso la racionalidad y la profesionalidad.

La primera ola en Murcia y en el Área 7 fue bastante llevadera a la vista de lo que pasó en otros puntos de España. En las sucesivas olas fue distinto gracias a la experiencia adquirida, a todo el conocimiento generado y con todo el aprovisionamiento que habíamos hecho de medios de protección.

La llamada tercera ola, que aconteció a finales de este año pasado, fue tremendamente dura porque estuvimos en muchos momentos al borde de la saturación, y el porcentaje de enfermos COVID ingresados era muy alto.  Prácticamente, hubo semanas que estábamos dedicados casi al 90% a atender COVID. La UCI estuvo ocupada al 120%, ocupando unidades como reanimación.

Pero también hay que destacar la profesionalidad, el deseo de colaborar y la entrega de los profesionales, que ha sido muy destacable y digna de elogio.

S21: ¿Cuál ha sido el estímulo para que los sanitarios no se derrumbasen?

J. A. M.: En nuestro caso, ha sido la profesionalidad y el compromiso de servir.  Todos pensábamos que esto iba a acabar mucho antes. Pero el virus, con todas estas circunstancias y esas variantes, se está resistiendo. Por suerte, aún siendo delicada la situación ahora,  estamos mucho mejor. 

S21: ¿Cómo valoraría el comportamiento de la población en la pandemia?

J. A. M.: Yo creo que, en general, la población ha sido altamente responsable. Ha habido colectivos que bien por desconocimiento o por una actitud un poco egoísta o porque su estado de salud en general es mucho mejor, no han sido ejemplarizantes.

Generalizar siempre conlleva cierta injusticia. Pero a la vista de todos queda hoy por hoy el volumen de contagios en los jóvenes que es muy elevado, mientras que la población más mayor ha sido muy responsable acudiendo de forma muy amplia a la vacunación.

S21: Pasamos de los aplausos a las ocho de la tarde a criticar a los sanitarios por la telemedicina. ¿Cómo lo valora? 

J. A. M.: Es muy de agradecer que la ciudadanía respondiera con esos aplausos y esas palabras de elogio de animó a los sanitarios.

Creo que de manera injusta y seguramente por desconocimiento o porque incluso no hemos sido capaces de informar adecuadamente de ello, sobre todo a nivel de atención primaria,  se ha criticado en muchos momentos la poca accesibilidad, el hecho de que los centros estuvieran cerrados, incluso se ha dicho que las personas no estaban trabajando y no estaban en sus puestos. Eso no ha sido así. Esa crítica yo reconozco haberla vivido mal por una sensación de injusticia.

Es verdad que en los centros el acceso ha estado restringido, pero se han facilitado medios de telecomunicación y de teleasistencia. Se ha hecho una labor importante en el hospital, pero ha sido la atención primaria la que ha recibido críticas, a mi modo de ver injustificadas. Sobre todo cuando se ha estado haciendo un trabajo interno y de seguimiento de pacientes, de contactos y de rastreo que es esencial para controlar la pandemia.

S21: Después de lo vivido, ¿qué se ha aprendido?

J. A. M.: Reconocer que tenemos un sistema sanitario solvente, sólido, con muy buenos profesionales, pero ha quedado claro que hemos de ser un poco más humildes en el sentido de que esta enfermedad transmisible nos han puesto en importantísimos aprietos. El sistema está muy centrado en la patología aguda, en la resolución rápida y urgente de los problemas de salud. Se ha venido hablando mucho en los últimos años de la atención a la cronicidad, que es una asignatura todavía pendiente en algunos aspectos. También la salud pública, la medicina preventiva y la salud laboral.

Ha quedado claro que hay que hacer una apuesta más decidida por más formación, más recursos, más medios para esos servicios que,  en definitiva, son los responsables de la salud colectiva.

S21: Observando los últimos repuntes ¿en qué estamos fallando otra vez? 

J. A. M.: A mi modo de ver, siendo lo principal salvaguardar la salud de la población, es verdad que hay muchas tensiones en torno a la consecuencias económicas y sociales de la pandemia.

Lo que ha pasado es que relajar alguna de esas medidas, junto con el deseo de las personas más jóvenes que han terminado el curso y tuvieron muy limitados  sus movimientos, ha ocasionado una avalancha de contactos que ha generado una transmisión muy elevada. Unimos a eso las nuevas variaciones del virus. Estamos en una situación que yo no diría muy preocupante, mucho menos que en otros momentos, pero también con incertidumbre. Hay que estar preparados para el otoño.

S21: Tras el verano, ¿cómo ponerse al día para reducir las listas de espera

J. A. M.: Registramos unos datos de demora relativamente buenos dentro de lo anómalo. Si estábamos en 100 días de demora quirúrgica programada a principio de año, estamos ahora en 65 días. 

En septiembre nos pondremos manos a la obra para dar respuesta a toda la demanda, e intentar cerrar el ejercicio con las mejores cifras para que el ciudadano perciba que se le ha atendido en tiempo y forma, con pandemia o sin ella.

Robots ‘cirujanos’: ya son una realidad

El gerente del Reina Sofía explica que uno de los proyectos del hospital es la instalación de un robot quirúrgico: “Hay especialidades que se pueden valer de él para ganar en precisión, conseguir una cirugía menos invasiva, con un abordaje menos amplio, y evitar efectos colaterales no deseados”. 

Esta tecnología será especialmente útil cuando la cirugía incluya zonas del cuerpo con mucha vascularización, estructuras nerviosas y musculares. La instalación de este aparato se traducirá en mayor seguridad para el paciente.

El gerente del Reina Sofía apuntaba como especialidades que se van a servir de este robot la cirugía general, urología, ginecología y también otorrinolaringología. El montaje del aparataje será en septiembre y la actividad se iniciará probalblemente en octubre de este año.

“La telemedicina es útil, pero nunca sustituirá a la atención presencial”

La pandemia ha cambiado la medicina para siempre. Es una incógnita cómo se desarrollará en el futuro la labor asistencial en la era postcovid. El director gerente del hospital Reina Sofía, Juan Antonio Marqués, afirma que “nos hemos dado cuenta de que la teleasistencia y la telemedicina, que ya estaban inventadas pero no se confiaba del todo en ellas, son más útiles de lo que podíamos imaginar”. 

Sobre si este modelo de medicina provocaría una ‘deshumanización’ de la atención, Juan Antonio Madrid apunta que “la atención presencial nunca va a poder ser sustituida por ninguna tecnología porque eso es consustancial a la atención sanitaria. Bien es verdad que hay actuaciones o procedimientos que se pueden teleasistir, o que en algún momento se puede valer de la teleasistencia para comodidad del usuario o del profesional porque puede agilizar mucho esa actuación”.

Entre los escenarios en los que la telemedicina puede ser útil, Juan Antonio Marqués destaca “consultar el resultado de una analítica o tratar un caso que carezca de urgencia”, pero asegura que “la atención tendrá que seguir siendo fundamentalmente presencial, pero valiéndose de estas posibilidades tecnológicas”. 

Otro modelo asistencial, la atención a domicilio, está siendo objeto de debate en estos meses de pandemia por parte de los profesionales. El gerente del hospital Reina Sofía la califica como “muy importante, sobre todo en atención primaria”,  y asegura que “el domicilio, si nos organizamos bien, puede resultar un punto asistencial muy adecuado si el paciente y la familia están mentalizados. Está libre de muchos de los inconvenientes de los hospitales, de riesgos asociados, siempre y cuando el domicilio reúna las condiciones adecuadas”. 

Sanidad #PorElClima

Con el objetivo de contribuir a la lucha contra el cambio climático, el hospital Reina Sofía se ha adherido a la plataforma Sanidad #PorElClima, que fomenta acciones contra la emergencia climática en este ámbito. 

El centro hospitalario ya está trabajando en un plan de acción, empezando por identificar las medidas que ya se han implementado en diferentes áreas de impacto como son agua, energía, consumo, etc. A partir de ahí, obtendrá un informe especializado que detallará su grado de sostenibilidad climática y permitirá trazar una hoja de ruta con sugerencias. 

Gracias a este enfoque, el Reina Sofía contribuirá a que la huella de carbono del sector sanitario disminuya, a visibilizar el vínculo entre el cambio climático y la salud, y a reforzar el rol del sector como prescriptor de medidas de prevención a toda la sociedad.

Salud en cifras

El área de salud VII de Murcia cubre a una población cercana a los 205.000 habitantes. Engloba el Hospital General Universitario Reina Sofía, 12 centros de salud, 16 consultorios y 1 equipo de soporte y asistencia sanitaria (ESAD). La previsión de cifras que se maneja para este año 2021 son las siguientes:

  • Alrededor de 12.000 ingresos hospitalarios.
  • Unos 300.000 pacientes atendidos en consultas externas.
  • Cerca de 11.000 operaciones programadas, de las cuales unas 4.000 son con hospitalización, casi 6.000 de cirugía mayor ambulatoria (CMA) y unas 1.000 de cirugía menor.
  • Unos 80.000 pacientes atendidos en la puerta de urgencias con un sistema de doble circuito por COVID-19.
  • Cerca de 14.000 pacientes tratados en los hospitales de día médico y quirúrgico.
  • Más de 200.000 pruebas diagnósticas de imagen.
  •  Alrededor de 1.600.000 consultas en centros de salud y consultorios, entre médicos de familia, pediatras, matronas, enfermeras y fisioterapeutas.

Deje un comentario: